Una mujer perdió sus manos y piernas por una bacteria que le transmitió su perro. - KW77 COMUNICACIÓN

ULTIMA HORA

billboar

POST TOP AD

espacio para tu empresa

domingo, 4 de agosto de 2019

Una mujer perdió sus manos y piernas por una bacteria que le transmitió su perro.

Una mujer perdió sus manos y piernas por una bacteria que le transmitió su perro.
La bacteria que le ocasionó docenas de coágulos en las extremidades se encuentran en la boca de los perros.
2 de agosto de 2019                       
Los primeros síntomas que Marie Trainer tuvo fueron náuseas y dolores fuertes de espalda (Foto: Captura de Fox)

Marie Trainer despertó de un coma inducido y se dio cuenta que le faltaban sus extremidades. Había estado hospitalizada durante 10 días y en ese tiempo le amputaron parcialmente sus brazos y piernas.
Lo último que recordaba era que se había sentido enferma y se recostó en el sofá de su casa. Cuando abrió los ojos, se sentía confundida, no sabía dónde estaba y fue muy difícil descubrir lo que le había pasado, de acuerdo con información publicada por el canal de televisión Fox.
Marie Trainer es estilista y tiene es dueña de un salón de belleza, está casada y tiene hijos, vive en el condado de Stark, Ohio, en el medio oeste de Estados Unidos. Ella y su esposo, Matthew Trainer, acababan de regresar de unas vacaciones por el Caribe cuando enfermó.
Por los primeros síntomas que sintió, náuseas y un fuerte dolor de espalda, ella creyó que se iba a enfermar de gripe. Lo siguiente fue que su temperatura aumentó y luego descendió a 33.8 grados celsius. Entonces su esposo decidió llevarla al hospital.

A pesar de que el equipo de cuidados críticos del Hospital Aultman le suministró un tratamiento agresivo, Trainer desarrolló una sepsis, un pacedimiento que da cuando el sistema inmune sobrerreacciona a una infección bacteriana, por lo cual su situación empeoró.
Debido a la sepsis, la mujer presentaba nuevos síntomas que empeoraron rápidamente, dijo a Fox 8 Gina Premier, hijastra de Marie Trainer y enfermera practicante en el Hospital Aultman en Canton.
La enfermera explicó que conforme avanzaron los días y vieron que las extremidades de la paciente comenzaron a ponerse necróticas y luego a gangrenarse, fue puesta en coma médicamente inducido.

Le realizaron análisis de sangre y cultivos tanto en el hospital donde estaba internada como en la Clínica Cleveland, en ambos los resultados dieron positivo para capnocytophaga, un género de bacterias asociado a distintos tipos de infecciones.
La bacteria que le provocó la sepsis fue transmitida por su perro, los médicos creen que el animal lamió alguna herida abierta de la mujer (Foto: Captura de Fox)

Los estudios realizados a Marie Trainer dieron positivo por capnocytophaga, una bacteria que vive en la boca de los perros (Foto: Pixabay)
Esta bacteria se encuentra comúnmente en la saliva de perros y en menor porcentaje en la de gatos, explicó la doctora Margaret Kobe, directora de Enfermedades Infecciosas de Aultman.
Es común encontrarle en la flora oral o en la boca de un perro, puede transmitirse a través de una mordedura por contacto con la saliva, por ejemplo, cuando el animal lame a las personas, detalló la doctora Kobe. "Ese organismo es muy virulento".

Los Trainer tienen dos perros. Los médicos sospechan que alguno de los dos pudo haber lamido un rasguño e0n el brazo de la mujer.
La bacteria causa coágulos sanguíneos grandes que obstruyen el flujo de la sangre, provocando necrosis y gangrena. A la señora Trainer tuvieron que removerle docenas de coágulos de las extremidades en un intento por salvar sus brazos y piernas, pero la falta de sangre ya había dañado el tejido. Le  amputaron parte de sus extremidades para salvarle la vida, dijeron los médicos a la familia.

Las extremidades de Marie Trainer se llenaron de docenas de coágulos grandes que dañaron el tejido (Foto: Captura de Fox)

Las reacciones severas a la bacteria le suceden a una persona entre 1.000.000 de casos, dijo Kobe. Marie Trainer fue la paciente fuera de lo común. La mujer sigue amando a los perros, pero tanto ella como la doctora piensan que es importante concienciar a la población y erradicar el mito sobre que las bocas de estos animales son más limpias que las de los humanos.
"Si te muerde un perro, definitivamente debes tomar antobióticos y lavarte las manos después de jugar con él, especialmente si tienes una cortadura abierta" y en caso de notar enrojecimientos o signos de infección, acudir al médico, aconsejó Kobe.

POST BOTTON AD

espacio para tu empresa