UN ASTEROIDE PASA POR DELANTE DE LA NEBULOSA DEL CANGREJO - KW77 COMUNICACIÓN

ULTIMA HORA

billboar

POST TOP AD

espacio para tu empresa

sábado, 19 de octubre de 2019

UN ASTEROIDE PASA POR DELANTE DE LA NEBULOSA DEL CANGREJO

Cuando los astrónomos emplean el telescopio espacial Hubble de la NASA/ESA para estudiar el espacio profundo, en ocasiones los asteroides de nuestro Sistema Solar dejan una marca en las imágenes capturadas de galaxias o nebulosas lejanas. Pero en lugar de sentirse molestos por la huella que dejan en las imágenes de Hubble, los astrónomos se dieron cuenta de que podían utilizarlas para saber más sobre los propios asteroides.

Para ello, un equipo de astrónomos e ingenieros de software de la ESA pusieron en marcha el pasado mes de junio el proyecto de ciencia ciudadana Hubble Asteroid Hunter, para el que pidieron al público que los ayudara a localizar los asteroides observados por casualidad en las imágenes de archivo de Hubble. Gracias al proyecto, más de 1.900 voluntarios han identificado más de 300.000 rastros de asteroides en cerca de 11.000 imágenes en tan solo mes y medio, completando el proyecto con una rapidez y un entusiasmo que superaron las expectativas del equipo.
La aficionada a la astronomía Melina Thévenot, desde Alemania, fue una de las voluntarias del proyecto. Mientras analizaba datos de Hubble, detectó el rastro de un asteroide en el primer plano de una imagen de 2005 de la nebulosa del Cangrejo, uno de los objetos más famosos del cielo nocturno.
Inspirada por esta impresionante combinación, Melina decidió procesar la imagen original de Hubble combinando vistas tomadas con filtros azul, verde y rojo, para crear la fascinante escena en color que vemos en la imagen. El tenue rastro de 2001 SE101, uno de los asteroides del cinturón principal, descubierto por el programa LINEAR en 2001, se puede apreciar en la línea curva que atraviesa la imagen desde la parte inferior izquierda hacia la superior derecha, cerca del centro de la nebulosa.
La nebulosa del Cangrejo, también conocida como Messier 1 o M1, fue el primer objeto registrado por el astrónomo francés Charles Messier en su famoso catálogo de objetos del espacio profundo. Se trata de los restos en expansión de una brillante supernova observada por astrónomos en 1054. Además de la turbulenta nube de gas y polvo, la explosión dejó tras sí una estrella de neutrones en rápida rotación en el centro de la nebulosa, también visible en esta imagen: es la estrella de la izquierda del par brillante en el centro de la fotografía.
Aunque la alineación fortuita de un objeto relativamente cercano —el asteroide— con la lejana nebulosa resulta fascinante, no es algo totalmente inesperado. De hecho, da la casualidad de que la nebulosa del Cangrejo, que Hubble ha observado en casi 300 ocasiones, se encuentra cerca de la eclíptica, el plano orbital donde residen la mayoría de los asteroides del Sistema Solar. Así, era cuestión de tiempo que uno de ellos se cruzara en una observación de este remanente de supernova prototípico.
Ahora que los voluntarios ya han examinado la plataforma para detectar y señalar rastros de asteroides, es el momento de que los astrónomos se pongan manos a la obra. Conociendo la fecha y la hora en que Hubble tomó las imágenes, pueden utilizar los rastros marcados en las imágenes para inferir las posiciones y las velocidades de los asteroides. Esto quiere decir que pueden determinar las órbitas y las futuras trayectorias de asteroides conocidos o desconocidos hasta la fecha con una precisión sin precedentes.
Estos conocimientos son especialmente importantes en el caso de objetos cercanos a la Tierra: determinar con precisión las órbitas de estos asteroides puede ayudar a proteger nuestro planeta de posibles impactos.
Entretanto, el equipo de la ESA prevé añadir muy pronto nuevos datos al proyecto Hubble Asteroid Hunter, por lo que los usuarios tendrán otra oportunidad de inspeccionar las imágenes de Hubble en busca de asteroides de paso. ¡Habrá que estar atento!
Esta impresionante escena y el proyecto Hubble Asteroid Hunter han sido posibles gracias a Zooniverse, la mayor plataforma de ciencia ciudadana del mundo. El proyecto fue lanzado por el becario de investigación de la ESA Sandor Kruk, el estudiante de grado Max Mahlke, los ingenieros de software Elena Racero y Fabrizio Giordano, del Centro de Datos Científicos de ESAC (ESDC), situado cerca de Madrid, y Bruno Merín, director de ESDC.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

POST BOTTON AD

espacio para tu empresa