La peste negra del siglo XXI: el comunismo - KW77 COMUNICACIÓN

Última hora

billboard

Post Top Ad

¿Puedes ayudarnos a mantenerte informado?
KW77 COMUNICACIÓN se financia mediante  donaciones u aportaciones de nuestros socios y gente desinteresada como tú.
No recibimos ayudas, ni subvenciones, ni tenemos detrás ningún lobby o grupo de comunicación que costee nuestra actividad. Por ello practicamos el periodismo libre. AYÚDANOS A SEGUIR SIENDO LIBRES haciendo tu aportación. Gracias.    

lunes, 16 de diciembre de 2019

La peste negra del siglo XXI: el comunismo

La peste negra del siglo XXI: el comunismo

Stalin, Plaza Roja, Moscú


Rebeca López              KW 77             16-12-2019

Fue a mediados del s. XIV cuando una enfermedad desconocida se propagó por Europa sembrando la muerte y destrucción por todo el continente, arrasando, cual caballo de Atila a su paso, las vidas de millones de personas. Un mal cuya erradicación costó más de cuatro siglos y cuyas consecuencias políticas, sociales y económicas marcaron el transcurso de la historia.

Siglos después de su desaparición, la peste vuelve a presentarse como una amenaza en forma de ideario político: “el comunismo”. Esa doctrina tiránica que creíamos vencida tras la caída del Muro de Berlín y relegada a países como China, Cuba, Corea del Norte o Vietnam se extiende cual pandemia asesina y peligrosa por América del Sur y en Europa, por España.

Colombia, Bolivia, Venezuela, Argentina, Brasil no han escapado de sus tentáculos asesinos y populistas donde el narcotráfico es su principal fuente de ingresos. La miseria, la delincuencia, la corrupción en las altas esferas del Estado son su sello de garantía. La gente anestesiada por la envidia, ese mal por el cual entró la muerte en el mundo, sufre las consecuencias devastadoras de sus propios actos y avalan en el poder a los garantes de la Justicia Social jactándose de “vivir por y para el pueblo”, mientras lo someten a su yugo totalitario de pensamiento único, de adoctrinamiento y desigualdad social. Sus dirigentes no vacilan en extender su modus operandi a otros países donde reina la libertad, la igualdad y la democracia. No dudan en regar con dinero manchado de sangre y polvo blanco a nuevos partidos disfrazados de regeneracionistas y anticapitalistas, que no son más que lobos disfrazados con piel de cordero.

España vive momentos convulsos, la peste deja de ser una amenaza y empieza a ser una realidad, la llegada al Gobierno de un frente comunista apoyado por terroristas y separatistas ponen en jaque la unidad y el bienestar de un país con más de cinco siglos de existencia. Nuestra convivencia está en peligro y nuestros territorios empiezan a sufrir los síntomas pestilentes donde solo un buen antídoto sería capaz de frenar lo que parece irremediable ya.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Bottom Ad

Responsive Ads Here

Pages