Negociando con delincuentes - KW77 COMUNICACIÓN

Última hora

billboard

Post Top Ad

¿Puedes ayudarnos a mantenerte informado?
KW77 COMUNICACIÓN se financia mediante  donaciones u aportaciones de nuestros socios y gente desinteresada como tú.
No recibimos ayudas, ni subvenciones, ni tenemos detrás ningún lobby o grupo de comunicación que costee nuestra actividad. Por ello practicamos el periodismo libre. AYÚDANOS A SEGUIR SIENDO LIBRES haciendo tu aportación. Gracias.    

jueves, 19 de diciembre de 2019

Negociando con delincuentes

Negociando con delincuentes
Foto: La Razón

    Juan Manzanares    KW 77    19-12-2019

Hoy día todos disfrutan de la vida y la libertad, gracias a otro favor del PSOE de Rodríguez Zapatero, y la actuación del PP de Rajoy con la extensión de los efectos de la sentencia sobre Inés del Río y la derogación de la doctrina Parot.
   
    Eran las 16.08 horas del día 19 de junio de 1987, cuando una tremenda explosión  sacudió el edificio del centro comercial Hipercor de la Avenida Meridiana de Barcelona. Una bomba colocada en el maletero de un vehículo aparcado en el segundo sótano del aparcamiento del mismo edificio, rompió el techo de esa planta y causó un agujero de unos cinco metros de diámetro, penetrando en la primera planta del sótano una bola de fuego que abrasó a veintiuna personas (cuatro de ellas niños) y dejó heridas y/o con secuelas a cuarenta y cinco, entre ellas una bebé en el vientre de su madre, que nació sorda, además de los familiares de esas víctimas que la ley no las considera como tales. 

    El explosivo fue preparado con la voluntad de causar el mayor daño posible en vidas humanas. Sus autores, miembros del Comando Barcelona de ETA, lo prepararon con la mayor ruindad y malicia que la mente humana puede producir; mezclando veinticinco kilos de explosivo plástico (amonal o amosal), cien litros de gasolina, cien kilogramos de pegamento y escamas de jabón. Todo ello para que esa mezcla produjera una sustancia parecida al napalm y que se pegara a los cuerpos que en su camino encontrase.

    La muerte de aquéllas personas tuvo que ser de lo más horrible que se puede imaginar, pues la planta del aparcamiento superior a la de la explosión alcanzó una temperatura aproximada de unos 3.000 grados centígrados, además de los gases asfixiantes que produjo en ambas plantas.

    Por esas fechas la banda terrorista ETA se encontraba en negociaciones con el Gobierno del PSOE en Argelia y no era el primer atentado que cometía este comando en Barcelona, puesto que al haber sido detenido el Comando Madrid, aumentó la actividad terrorista en Barcelona, como medio de chantajear al Gobierno de Felipe González, y aprovechando que Barcelona había sido elegida sede de los Juegos Olímpicos de 1992, buscaba el mayor alcance internacional de su actividad en España.

    Nueve días antes de ese atentado, el día 10 de junio, se habían celebrado Elecciones Europeas en España y la máscara política de esa banda terrorista, Herri Batasuna, había conseguido 360.952 votos en toda España, de los que 210.430 los obtuvo en el País Vasco;  40.523 en Navarra y 39.692 los obtuvo en Cataluña, casi los mismos que en Navarra, así como 14.626 en Madrid y otros miles más en Andalucía, Canarias, Castilla y León, Asturias y el resto de comunidades autónomas. Recuerdo perfectamente las banderolas de propaganda electoral de esos criminales colgadas de las farolas de la misma Avenida Meridiana, donde días más tarde enseñarían su verdadera faceta de asesinos. 

    Los autores de aquella masacre, la mayor causada en toda la historia criminal de ETA, fueron condenados a 794 años de cárcel y hoy día todos disfrutan de la vida y la libertad, gracias a otro favor del PSOE de Rodríguez Zapatero, y la actuación del PP de Rajoy con la extensión de los efectos de la sentencia del TEDH sobre la etarra Inés del Río y la derogación de la doctrina Parot.

    La actividad terrorista de la banda ETA y sus mil caras continuó, tanto en Cataluña como en el resto de España durante muchos años más, hasta que en 1999 el que fuera presidente de Esquerra Republicana de Cataluña y Vicepresidente del Gobierno de la Genralidad catalana, Josep Lluis Carod Rovira, le dijera a la banda ETA que si querían hacer atentados en España se situaran en el mapa y vieran dónde se encuentra Cataluña. Esto es, que los hagan, pero fuera de Cataluña.

    La realidad es que el separatismo catalán, mayoritariamente en los partidos llamados de izquierda (ERC, PSUC, Iniciativa per Catalunya y PSC-PSOE), y también CiU, han mantenido, de hecho, un silencio cómplice, cuando no connivente con el terrorismo de ETA o de de Terra Lliure, aunque algunos escenificaban lo contrario, pero en lo referente al Partido Socialista de Cataluña, lo explicó muy bien Juan Carlos Giráuta en su libro “La verdadera historia del PSOE”, en el que narra el motivo por el que abandonó ese partido, y fue porque encontrándose en 1986 en la sede del PSC de la calle Nicaragua de Barcelona, siendo Ministro de Defensa (del Gobierno de Felipe González) Narcís Serra, miembro a su vez de ese mismo Partido Socialista de Cataluña, escuchó muchos aplausos en esa sede, por lo que preguntó por lo que ocurría, a lo que le contestaron que “es que ETA ha asesinado a Sáinz de Ynestrillas.”

    Ahora, el PSC ya no mantiene la farsa de aparentar ser un partido constitucionalista, decantándose por el mal llamado “derecho a decidir”, que no es otra cosa que negar la soberanía española, y con ello la propia Nación, porque si 5.600.000 electores catalanes tienen derecho a decidir las fronteras de 47.000.000 de españoles sin consultar a estos últimos, es porque, para ellos, la Nación española como tal no existe. 
   
    Actualmente, después del golpe de Estado desde Cataluña para toda España, ya se han quitado todos la careta y sabemos quiénes son los sediciosos, los prófugos, los herederos de la ETA, los que recogen las nueces, y quien los organiza desde Madrid – Pedro Sánchez-, y todos con el mismo objetivo común: cambiar el régimen del 78 y trocear España en nacioncillas, para así fagocitarlas mejor, porque España entera se les atraganta. Y para ello han encontrado el socio ideal, también por obra y gracia del Partido Popular de Mariano Rajoy, que prefirió la traición a España olvidando que no sólo se debe luchar para vencer con el poder, sino también con la decencia, y en eso nos falló el remiso ex Presidente, entregando el Gobierno de España al PSOE, como intermediario de la banda de sediciosos y delincuentes que ahora intenta despedazarnos.
    Menos mal que, según nos contaron PP y PSOE, “ETA está derrotada”, por eso ahora, cuando Pedro Sánchez intenta formar Gobierno con sus herederos y con los delincuentes condenados por sedición y otros delitos gravísimos, me vienen a la memoria aquellas imágenes de los cadáveres achicharrados que sacaban de los sótanos de Hipercor y las banderolas de propaganda electoral de sus asesinos ondulando al viento en la Avenida Meridiana de Barcelona.    ¡Miserables!



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Bottom Ad

Responsive Ads Here

Pages