Reducir emisiones para mitigar el cambio climático podría beneficiar la salud para 2030 - KW77 COMUNICACIÓN ,

Última hora

billboard

Post Top Ad

viernes, 19 de noviembre de 2021

Reducir emisiones para mitigar el cambio climático podría beneficiar la salud para 2030

News Article Type: Ciencias TerrestresUna chimenea de una fábrica en Nueva Jersey emite contaminantes a la atmósfera. Créditos: UN Photo / John Isaac Una nueva investigación demuestra que mejoras en calidad del aire provocadas por reducciones en emisiones procedentes de la quema de combustibles fósiles y otras fuentes podría mejorar la salud humana y evitar pérdidas económicas. Así lo indican las proyecciones de científicos de la NASA, la Universidad de Duke y la Universidad de Columbia. Cuando son quemados, los combustibles fósiles emiten dióxido de carbono que contribuye al calentamiento global. La Organización Mundial de la Salud prevé que la exposición al calor causada por el aumento de las temperaturas será el mayor impacto del cambio climático a la salud humana. Al mismo tiempo, la quema de combustibles fósiles emite contaminantes atmosféricos, como óxidos de azufre y nitrógeno, relacionados con muerte prematura y enfermedades respiratorias, incluida el asma. Uno de estos contaminantes, el dióxido de nitrógeno, produce a su vez una contaminación por ozono perjudicial para la salud humana. "La reducción de las emisiones nos ayuda a largo plazo a evitar un cambio climático desastroso", afirma el científico del clima de la Universidad de Duke Drew Shindell, que lideró la investigación. "Pero los beneficios que podemos cuantificar para la salud, la agricultura, el bienestar, los gastos médicos, la mano de obra y la economía son abrumadoramente impulsados por el aire limpio a corto plazo". A nivel mundial, la investigación muestra que la reducción de las emisiones en los próximos 50 años para cumplir con el objetivo del Acuerdo de París de mantener el calentamiento global por debajo de 2°C hasta el final del siglo podría evitar alrededor de 4,5 millones de muertes prematuras, 1,4 millones de hospitalizaciones y visitas a las salas de emergencia, 300 millones de días de trabajo perdidos, 1,7 millones de incidencias de demencia y 440 millones de toneladas de pérdidas de cultivos en todo el país. Cerca de dos tercios de estos beneficios se obtendrían incluso si solo Estados Unidos redujera sus emisiones. "Lo que descubrimos fue que había una diferencia real a lo largo del tiempo, que tienes que gastar mucho dinero ahora para hacer frente al cambio climático y la transición de tu economía a la energía renovable, y tus coches a los vehículos eléctricos, electrificar todos los aparatos, todo este tipo de cosas", dijo Shindell. "Eso te ahorra dinero a largo plazo pero, a corto plazo, no te da realmente beneficios por la reducción del cambio climático que superen el costo, porque el clima es lento, no responde así de rápido". Los efectos de la mejora de la calidad del aire, sin embargo, se producen a un ritmo más rápido. Entender el futuro próximo en Estados Unidos El equipo de Shindell analizó cómo las emisiones podrían afectar a la salud pública en diferentes estados de Estados Unidos, centrándose en escenarios que limitan el calentamiento global a 1,5°C. Las muertes prematuras por ozono troposférico y contaminantes atmosféricos microscópicos conocidos como PM2.5 (por sus siglas en inglés) disminuyeron en casi todas las regiones del país para 2030. Los beneficios de la reducción de la exposición al calor tardaron más en hacer efecto: las muertes prematuras por exposición al calor per cápita disminuyeron con mayor intensidad desde el noroeste del Pacífico hasta el Medio Oeste superior, pero esto ocurrió en 2070 y no en 2030, por ejemplo. En todo Estados Unidos, se espera que para 2070 la exposición al calor cause el doble de muertes que la contaminación atmosférica, por lo que abordar esta cuestión ahora es un esfuerzo que vale la pena, dijo Shindell. Del mismo modo, al tratar de evitar las muertes por exposición al calor a largo plazo, las muertes por contaminación atmosférica disminuirían a corto plazo. "La contaminación atmosférica responde rápidamente, como hemos visto con un aire notablemente más limpio tras unos pocos meses de reducción de las emisiones durante los confinamientos del COVID", dijo Shindell. Conseguir un aire más limpio ahora "compensa los costos de una transición hacia una economía de carbono completamente nula, incluso en la primera década". Las proyecciones utilizan datos de salud pública actualizados y se basan en parte en un modelo informático desarrollado en el Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA en Nueva York para simular las fluctuaciones de la contaminación atmosférica y la exposición al calor. También se basan en un modelo que tiene en cuenta los posibles cambios demográficos y económicos en todo el mundo —incluidos el crecimiento de la población y la urbanización— y el ritmo y los efectos de esos cambios durante los próximos 70 años. El estudio se ha publicado en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences. Los resultados a nivel estatal están disponibles en línea para uso de particulares, organizaciones privadas y gobiernos estatales.   Por Roberto Molar Candanosa Equipo de noticias de Ciencias de la Tierra de la NASA Leer en inglés Master Image: Publicado: 18 de noviembre de 2021

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Bottom Ad

¿Puedes ayudarnos a mantenerte informado?
KW77 COMUNICACIÓN se financia mediante  donaciones u aportaciones de nuestros socios y gente desinteresada como tú.
No recibimos ayudas, ni subvenciones, ni tenemos detrás ningún lobby o grupo de comunicación que costee nuestra actividad. Por ello practicamos el periodismo libre. AYÚDANOS A SEGUIR SIENDO LIBRES haciendo tu aportación. Gracias.